Las chinches o chinches de cama son insectos hemípteros de la familia Cimicidae, concretamente llamados cimex lectularius. Estos insectos se nutren con sangre de humanos y otros animales de sangre caliente, por lo que su alimentación es hematófaga. El lugar donde frecuentemente los encontramos son colchones, sofás y otro mobilario. Además, las chinches, aunque no son estrictamente nocturnos, su mayor actividad la desarrolla por la noche y están vinculados con el turismo.

¿Cómo sé si tengo chinches?

En primer lugar tendremos que comprobar si tenemos pequeñas manchas y restos de sangre en las sábanas. Si la respuesta es sí, el siguiente paso será inspeccionar el colchón, el cabecero, el somier y la ropa de cama, siendo estos los lugares más habituales, aunque en realidad pueden estar escondidas en cualquier lugar, como pueden ser cuadros, cortinas, armarios, rodapiés o tapajuntas. 

Las picaduras de chinches son pequeñas marcas rojas con un mínimo espacio entre unas y otras. Generalmente, se localizan en cuello y brazos y debemos evitar rascarnos porque podría llegar a infectarse.

El aspecto de las chinches es de un color marrón rojizo con una forma ovalada y seis patas. Tienen el tamaño de una pepita de manzana y durante el día se esconden en grietas y hendiduras, detrás del empapelado suelto y en las camas.

Las chinches adultas son de color café, de 1/4 a 3/8 pulgadas de largo (0,6 a casi un centímetro) y tienen un cuerpo plano, de forma ovalada. Las chinches jóvenes (llamadas ninfas) son más pequeñas y de color más claro. Las chinches se esconden en varios lugares alrededor de la cama. También pueden ocultarse en costuras de sillas y sillones, entre cojines y en los pliegues de las cortinas. Salen a alimentarse aproximadamente cada cinco a 10 días pero pueden sobrevivir más de un año sin comer.

¿Qué daños provocan las chinches?

Las chinches causan molestas picaduras e incluso diversas reacciones alérgicas a aquellos que pican. Además de otros trastornos de sueño al molestar, sobretodo, por la noche a su huésped. Las molestias, de todas formas, depende de la sensibilidad de aquel a quien pique. Cabe destacar que las chinches no transmiten enfermedades.

¿Cómo prevenir las chinches?

Para prevenir estos molestos insectos es necesario tomar algunas precauciones, como por ejemplo:

  • Cuando viaje, revise las sábanas, almohadas y colchones.
  • No deposite el equipaje encima de las camas.
  • Si ha sufrido alguna picadura mientras duerme, compruebe las sábanas y las costuras del colchón.
  • Evite los insecticidas domésticos. Pueden hacerlos resistentes y extender la plaga.
  • Si sospecha que tiene chinches, aísle el equipaje.
  • Si confirma que el equipaje está contaminado, lave toda la ropa a 60ºC.
  • Evite almohadas y colchones de segunda mano.
  • Revise también los cestos de ropa sucia.
  • Reduzca la cantidad de escondites para las chinches.
  • Acuda a profesionales.

Ciclo biológico de las chinches

El ciclo biológico de las chinches comienza con la puesta de huevos. Esta fase depende de los adultos, en este caso de la cantidad de sangre ingerida por las hembras, de la temperatura ambiental y de la edad de este insecto. Según estos factores, una hembra adulta puede llegar a poner entre 2 y 3 huevos diarios, lo que puede suponer de 150 a 500 huevos a lo largo de su vida.

Estos huevos tienen un tamaño de 1 mm, aproximadamente, y se caracterizan por tener un color blanquecino, estar ligeramente curvados y estar envueltos por una sustancia pegajosa que, por lo general, los mantiene pegados a la superficie donde se produce la puesta. Esta incubación dura, según la temperatura, entre 6 y 17  días y cuando eclosionan lo hacen siendo ninfas, con un color translúcido y un tamaño más reducido que el de los adultos.

Una vez fuera del huevo, esas ninfas pasan por cinco estadios ninfales, en los que van creciendo poco a poco hasta que  se convierten en chinches adultos. Durante estas etapas, los chinches necesitan seguir nutriéndose de sangre para seguir desarrollándose. Cuanto más alimento consigan y la temperatura sea más propicia, cambiarán de estadio más rápidamente.

Si las condiciones son las propicias, estas cinco fases en las que los chinches son ninfas, dura entre 14 y 30 días. Una vez pasado ese tiempo, se convierten en adultos preparados para seguir poniendo huevos y no parar su reproducción.

ciclo chinches web