Estamos enfocados en mantener las medidas de seguridad necesarias contra el coronavirus (desinfecciones, distancia de seguridad, lavado de manos…), sin embargo, la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) recomienda no descuidar uno de los habituales riesgos asociados a la temporada estival: las chinches.

Y es que estos pequeños insectos parásitos de alrededor de 6 mm. de largo tienen una gran capacidad para arruinar las vacaciones de cualquiera. Por ello, desde ANECPLA recomiendan tanto al sector hostelero como al de los alojamientos turísticos llevar a cabo tratamientos preventivos realizados por profesionales del sector.

“Existe la errónea creencia de que las chinches proliferan en condiciones de suciedad”, desmiente la directora general de ANECPLA, Milagros Fernández de Lezeta. “En España estaban erradicadas desde hacía más de medio siglo. Sin embargo, en los últimos años han vuelto a resurgir, y con mucha fuerza, fundamentalmente debido a la contaminación y al incremento en el tránsito de personas y mercancías, que constituyen las principales causas de multiplicación de esta plaga”, explica.

La picadura de chinches de cama pueda generar reacciones alérgicas en la zona, además de innumerables molestias. También es frecuente que generen ansiedad y problemas para dormir. En cuanto al tratamiento de la picadura, se recomienda lavar la zona con agua y jabón y, en caso de un picor e irritación fuertes, aplicar una loción calmante. Si se percibe una reacción alérgica, se recomienda acudir al médico lo antes posible para su tratamiento.

“Se alimentan de sangre humana y recientemente se ha demostrado que son capaces de transmitir la enfermedad de Chagas”, afirma la directora general de ANECPLA. “Su presencia genera repercusiones obvias sobre la salud de las personas que la sufren, pero también puede acarrear importantes perjuicios tanto económicos como sobre la imagen del establecimiento que ocupan.”

“Por ello”, continúa, “una vez detectada su presencia es muy importante evitar emplear insecticidas domésticos para su eliminación ya que, al basar su actividad en el repelente generan el efecto contrario al pretendido extendiendo la plaga a espacios cercanos y zonas colindantes. Es muy importante por tanto que, para eliminar esta plaga de forma efectiva y definitiva, los encargados de abordar el problema sean servicios profesionales con los conocimientos específicos necesarios y que realizarán una aproximación más basada en la biología y el hábitat a la especie”.

Además, y debido a las numerosas restricciones que la Unión Europea ha ido imponiendo frente al uso de determinados productos químicos, desde la Asociación se prima la actuación preventiva como principal estrategia dentro del sector. En este punto cabe destacar el importante papel que las propias empresas hoteleras y alojamientos turísticos están obligados a desempeñar.

ANECPLA recuerda que son ellas las que deben ocuparse de vigilar activamente que la normativa se cumpla con la mayor efectividad posible mediante sus propios recursos. Si antes eran las administraciones las que auditaban al sector hostelero para comprobar la inexistencia de plagas en sus instalaciones, ahora son las propias empresas las que deben, de forma activa, asegurar que no cuenta con ellas, justificar como lo ha logrado y garantizar que en un futuro podrán seguir manteniendo las mismas condiciones.

recomendaciones para evitar chinches