El idílico manto blanco que cubría Madrid hace unos días ha dado paso a una estampa mucho más sombría, compuesta por toneladas de basuras desparramadas por las calles, contenedores rebosantes de residuos, montones de sucia nieve pisoteada en los laterales de las calles e innumerables charcos. Pero la borrasca Filomena parece que no ha terminado su actuación estelar y se prevé que a partir de este miércoles haga de nuevo aparición con torrenciales lluvias durante varios días.

Con las alcantarillas bloqueadas por nieve y ramas de árboles y miles de imbornales sellados, el riesgo de inundaciones es alto en la capital. Desde la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) del alto riesgo de proliferación de plagas que este caldo de cultivo idóneo puede provocar. Así lo advierte su directora general, Milagros Fernández de Lezeta: “si no se actúa rápido, la acumulación de residuos y la lluvia esperada pueden generar una situación de alto riesgo para la salud pública, la propiciar la proliferación de ratas, cucarachas, y otras plagas urbanas con capacidad para transmitir enfermedades vectoriales como la salmonelosis, la disentería, leptospirosis, el E. Coli y otras muchas”.

Ante este riesgo, ANECPLA hace un llamamiento tanto a la ciudadanía como a las administraciones públicas para minimizara los efectos perjudiciales de esta situación: “es imprescindible que acotemos este problema y entre todos actuamos frente a él. Necesitamos que desde los gobiernos se vuelquen todos los esfuerzos y recursos posibles en despejar las zonas públicas de basuras y residuos en el menor tiempo posible. Mientras tanto, también hacemos un llamamiento a la población para que, en la medida de lo posible, generen el menor número de desperdicios que puedan y saquen sus basuras con menor asiduidad hasta que los servicios se vean totalmente reestablecidos”, ha indicado Milagros Fernández de Lezeta.

“La acumulación de restos de alimentos en las vías urbanas es un manjar para animales como cucarachas, ratas y hormigas, entre otros, al tiempo que un riesgo de primer orden para la salud pública. La presencia durante más tiempo del imprescindible de bolsas de basura y otros residuos en la vía pública, además de ser susceptibles de ser abiertas por animales callejeros y su contenido desperdigado por las aceras, son el factor perfecto para que especies plaga como las mencionadas, transmisoras de importantes enfermedades proliferen peligrosamente”, ha incidido Sergio Monge. Desde ANECPLA insisten; “el mejor remedio es siempre una buena prevención”.

En caso de que, finalmente, la aparición de plagas se convierta en un hecho, desde ANECPLA indican que la mejor manera de atajar este tipo de problemas es desde la raíz, a través de la labor profesional de empresas especializadas que cuentan con factores como el ciclo biológico en el que se encuentre la plaga, las condiciones ambientales, el nivel de infestación o la minimización del posible impacto sobre el medio, los animales y el ser humano. “El de la sanidad ambiental es un sector cada vez más profesionalizado y capacitado para realizar controles exhaustivos sobre cualquier tipo de plaga urbana y para encontrar la solución idónea para resolver el problema con los menos perjuicios posibles. Es, sin duda, un sector clave en el mantenimiento del orden y la convivencia en las áreas urbanas”, concluye Fernández de Lezeta.

Asimismo, desde ANECPLA recuerdan la importancia de contratar los servicios de empresas especializadas inscritas en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Plaguicidas / Biocidas, las cuales cuentan con personal técnico esté capacitado oficialmente como especialista y que empleen una serie de productos en todo caso registrados y autorizados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.